Citizen Crono Field Radiocontrolado

Creado el 28. Feb, 2012 por en Citizen

¿Qué aficionado a los relojes no ha imaginado alguna vez cómo sería el reloj perfecto, ése que cumple todos los requisitos, ése que no nos queremos quitar de la muñeca?.

Por supuesto, no existe el reloj perfecto. Si sale un modelo que se acerca mucho a nuestro reloj perfecto, siempre tiene algo, un detalle, que lo estropea ligeramente y hace que no sea del todo perfecto. Este caso no es una excepción. Este reloj no es perfecto… pero se acerca mucho.

Hablamos del Citizen Crono Field Radiocontrolado, modelo AS4041-52E.

Siempre he querido un reloj que aúne diversas características. Para empezar, tendría que ser un reloj resistente, bien hecho, con buenos acabados, deportivo pero que no desentone con ropa elegante, con suficiente tamaño como para que se note pero que no moleste bajo las mangas de la camisa y que no pese demasiado. Todo esto lo tiene el Citizen. Y mucho más.

Empezaremos por sus funciones. Para empezar, es un reloj Eco-Drive, con lo que la carga del acumulador es vía el panel solar que ocupa gran parte del dial. La carga dura un año con el acumulador cargado a tope.

Dispone de función de ahorro de energía. Esto es, el segundero continuo se para tras varios minutos en la oscuridad. Cuando se vuelve a exponer el reloj a la luz, el segundero vuela al segundo que corresponda.

Otra función notoria es el radiocontrol. Este reloj se intenta conectar cada madrugada (primero a las 3 y luego a las 4) a la señal horaria emitida desde el reloj atómico de Alemania. Con el reloj viene un amplificador de antena. En general, en el centro y sur de España, es difícil la conexión, pero de noche y usando el amplificador, se suele conseguir.

Además de asegurarse la sincronización con el reloj atómico, este Citizen posee calendario perpetuo, por lo que marcará la fecha correcta aun sin conexión. Es agradable pensar en que este reloj sabe que este mes de febrero tiene 29 días y que no tendré que realizar corrección ninguna ni este ni ningún otro mes. Siempre en fecha y hora.

La conexión es automática pero puede forzarse manualmente y consultamos el resultado de la misma con el pulsador situado a las 4 (el segundero marcará NO si no ha sincronizado y RX si sí lo ha hecho).

Las funciones son extensas: Cronógrafo a la 1/20 de segundo, alarma, función 24h, modo segundo horario, etc. Dichas funciones se seleccionan extrayendo la corona (firmada con el símbolo de la serie Promaster) a la primera posición y girándola para que en el subdial a las 6, la aguja vaya marcando las diversas funciones. En ese momento, el segundero corre a las 6 y al volver a introducir la corona, éste va al segundo que corresponda.

Todas estas funciones, como he dicho, se manejan vía la corona y los pulsadores. Todos ellos están desprovistos de rosca para facilitar su manejo y sin embargo, puede presumir de una resistencia al agua de 200m.

Todas estas excelencias técnicas son desarrollo propio de Citizen. Cuando una marca suiza desarrolla un calibre propio, aunque no aporte nada nuevo, sube considerablemente la tarifa de sus relojes. Aquí, Citizen muestra una gran innovación, un afán de perfeccionismo enorme y, sin embargo, la tarifa, como veremos luego, es baja para lo que ofrece.

Dejemos de lado los tecnicismos y vayamos con el reloj en sí.

Citizen Crono Field RadiocontroladoEmpecemos con la caja. Se trata de la versión de acero, con armis y esfera negra, aunque también lo hay en titanio y con correa y de esfera marrón o azul.

La caja es grande, ronda los 43mm, pero no es para nada aparatosa ni pesada, cabe perfectamente bajo los puños de una camisa. Su tamaño lo hace visible y notorio, pero nunca aparatoso ni molesto.

La caja está cepillada, excepto los pulsadores y el fino borde del bisel, que son pulidos.

La caja la corona un fantástico cristal de zafiro abombado que distorsiona ligeramente la vista del dial desde algunos ángulos. A Citizen no le bastaba con ponerle cristal de zafiro sin más y lo han dotado de un genial tratamiento antirreflejos. Dicho tratamiento provoca reflejos azulados, por lo que deduzco que está aplicado por dentro y por fuera del mismo.

Encontrarse un cristal de zafiro abombado con tratamiento antirreflejos por ambas caras es normal en Breitling, pero estamos hablando de un Citizen de 448€ de PVP.

Vamos con el dial. Es de color negro, aunque la zona que ocupa la célula solar tiene ese característico tono ligeramente morado. Los numerales 3, 6, 9 y 12 están inscritos en el dial, el resto de horas son marcadores rectangulares.

Presenta tres subdiales. El subdial situado a las 2 marca los días de la semana y sirve para medir a la 1/20 de segundo las mediciones del cronógrafo. El subdial de las 6 indica la función actual del reloj y el de las 10 indica la hora en formato 24h.

Hay lumen aplicado de manera muy generosa en las agujas principalmente y también en los indicadores y numerales, así como en las agujas de los subdiales de las 6 y de las 10. Además de ser lumen potente y duradero, brilla en un original tono azul, que se aleja del clásico verde.

Las agujas son grandes y blancas, destacan sobre el fondo. En el modo de hora normal, el segundero avanza con los tics clásicos de los relojes de cuarzo, pero señalando con absoluta precisión cada marcador. Es impresionante ver cómo en relojes de cuarzo suizos de miles de euros, el segundero no acierta en todos los numerales ni con la mitad de la precisión que el Citizen.

La aguja minutera avanza un cuarto de minuto cada 15 segundos. La precisión reina en este dial. Incluso cuando se mueven las agujas para indicar la alarma o un segundo horario, se puede ver cómo giran con suavidad y precisión milimétrica. Si bien es verdad que puede resultar ligeramente exasperante tener que esperar a que las agujas recorran todo el dial varias veces hasta indicar la hora actual o la alarma. Esto es un detalle que resta versatilidad y rapidez de uso, pero es el precio a pagar por tener mil funciones en modo analógico, sin pantallas digitales.

La fecha se encuentra en una apertura a las 4. Es de fondo blanco y cifras en negro. Tratándose de un dial negro, hubiese preferido que fuese al revés: cifras blancas sobre fondo negro.

A la altura de las 8 podemos ver el símbolo de la serie Promaster, la indicación de la resistencia a 20 bar y un detalle molesto y absolutamente innecesario: la inscripción “Sapphire”. ¿Es necesario indicar en el dial que el cristal es de zafiro? Evidentemente, no. La marca Citizen se encuentra bajo el numeral de las 12.  En general, la lectura del dial es muy clara.

Esta caja garantiza una resistencia al agua de 200m. Para este tipo de reloj, tal vez hubiesen bastado 100m, ya que no es un reloj de submarinismo… Pero, de nuevo, Citizen no se conforma con lo sencillo, sino que busca los límites y dota al reloj de las características más exigentes.

La tapa trasera, a pesar de los 200m, no es a rosca, sino a presión, con la inscripción de que sólo debe ser abierto por el servicio técnico de Citizen. También, podemos observar el grabado en relieve de La Tierra típico de la serie Eco-Drive Promaster. Es una bonita tapa trasera.

Continuando con la alta calidad, analizamos el armis. Éste es de diseño similar a los de los Omega Seamaster Aquaterra, de acero cepillado en toda su extensión. Los eslabones son gruesos en su justa medida. La distancia entre asas es de 22mm, la misma en toda la extensión del armis, lo que le da un aspecto robusto. Los eslabones son, por supuesto, todos macizos y el cepillado es excelente.

El ajuste del armis puede ser complejo, ya que usa la solución muy nipona de pasadores con camisas metálicas y conviene estar atento de no perderlas ni dañarlas.

El cierre es otra muestra de gran calidad. ¿Basta con una trabilla a presión para el cierre? Sí. ¿Basta con dos pulsadores? Sí. Pero Citizen decide poner ambos, trabilla y pulsadores, ¿por qué no? Es, por lo tanto, extremadamente seguro. Aparte, el grosor de las piezas metálicas es considerable y tiene tres posiciones para su ajuste milimétrico.

En general, cuando uno tiene entre sus manos este reloj, aprecia una gran calidad y solidez. Si lo comparamos con algún rival suizo, por ejemplo, el Breitling Aerospace, veremos que comparten varias funciones y materiales. El Breitling opta por un movimiento de cuarzo convencional, con una pila que hay que cambiar cuando se gasta (y que antes se gasta cuantas más funciones y más frecuentemente usas), termocompensado para lograr una gran precisión. Citizen opta, por su parte, por un movimiento de cuño propio, de carga solar (se pueden usar las funciones sin miedo a gastar la batería) y radiocontrolado para lograr una precisión mucho mayor que el Breitling. Me encanta el Breitling, pero teniendo uno en cada mano y viendo cómo casi todo lo hace mejor el Citizen, se me hace muy difícil justificar la gigantesca diferencia de precio. No olvidemos que el PVP del Citizen son 448€ para esta versión, una ganga si tenemos en cuenta las calidades y las prestaciones.

Hagamos ahora un ejercicio de imaginación: Omega desarrolla un reloj y crea de cero un movimiento de cuarzo, de carga solar y radiocontrolado y con los mismos materiales que el Citizen… ¿Qué precio tendría? ¿2.000, 2.500 euros?

Los acérrimos detractores de los relojes de cuarzo dirán que no es un reloj, sino una herramienta. ¿Qué es entonces un reloj sino una herramienta? Algunos relojes son joyas por sus materiales, pero un reloj mecánico de acero es una herramienta. Esta herramienta no es fría a pesar de llevar tecnología a raudales, tiene su personalidad, sus formas, colores, tacto. Es tan perfecto que uno no puede creer la humildad de su precio.

¿Es, por lo tanto, el reloj perfecto? Claro que no, eso no existe.

Te puede interesar comprar el reloj Citizen Crono Field Radiocontrolado en:

Caja: Redonda, de acero inoxidable con cristal de zafiro resistente a los arañazos, corona no roscada. Diámetro: 43 mm. Estanco hasta 20 bar (200 metros).

Movimiento: Eco Drive Radiocontrolado

Funciones: Reserva de carga de 1 año. Función de ahorro energético. Cronógrafo a 1/20 de segundo. Alarma, calendario perpetuo. Función de recepción de ondas radio con confirmación acústica. Visualización del estado de la recepción.

Esfera: negra.

Pulsera: brazalete de acero, 22mm

Manual de instrucciones del reloj Citizen Crono Field Radiocontrolado:

 

Manual Citizen Crono Field Radiocontrolado

Te puede interesar comprar el reloj Citizen Crono Field Radiocontrolado en:

Escribe un comentario

You must be logged in to post a comment.