Hamilton Khaki Field

Creado el 14. Nov, 2011 por en Hamilton

El Hamilton Khaki Field pertenece a la gama Khaki de relojes Hamilton, que se caracterizan por su fuerte inspiración militar, especialmente notoria en este modelo concreto.

Hamilton, fundada en 1892 en Lancaster, Pennsylvania, comenzó durante la Segunda Guerra Mundial a producir relojes para las fuerzas armadas de Estados Unidos y ha continuado haciéndolo durante muchos años.

En los años 70 y 80, Hamilton fabricó los llamados H3, relojes militares que debían ser extremadamente legibles y resistentes para aguantar la dureza del campo de batalla. Llevaban material radioactivo para poder ver la hora en la oscuridad y el movimiento era de remonte manual. Llevaban inscrita una escala de 24h y la hora era fácilmente visible de un simple vistazo.

El Hamilton Khaki Field actual rinde homenaje a estos relojes militares, con los que guarda un más que evidente parecido.

Hay varias versiones de este reloj: con armis, con correa de cuero marrón, con la caja en PVD negro, etc. Hay incluso una versión con cronógrafo. En este caso, hablaremos del Khaki Field con caja de acero de 42mm, esfera negra y armis (Ref. H70515137).

Como decía, la caja es de 42 mm. La hay también de 38 mm, que se acerca más al tamaño de los H3 originales. Sin embargo, habiéndome probado las dos versiones, decidí que la de 42mm tiene un tamaño más acorde con mis gustos. Sin ser para nada pequeño, no es en absoluto aparatoso. Se adapta bien a la muñeca y la altura de la caja es baja, con lo que entra sin problemas en los puños de las camisas. Es un reloj cómodo y ligero, aun equipado con el armis macizo de acero.

La caja es de acero cepillado con el bisel, muy fino, pulido. La corona es grande, no lleva protectores y va marcada con la “H” de Hamilton. Su manejo es muy cómodo y preciso. La resistencia al agua de este reloj es de 100 m, con lo que sería posible bañarse con él aunque yo prefiero no hacerlo ya que la corona no va roscada a la caja. El fondo sí va roscado a la caja y lleva una apertura para ver el movimiento.

El cristal es de zafiro abombado. Aquí es donde creo que Hamilton debería mejorar el reloj porque el cristal no lleva tratamiento anti-reflejante y, por lo tanto, genera multitud de reflejos. Es algo que no afecta a la legibilidad del reloj, pero que se podría evitar fácilmente aplicándole una simple capa de anti-reflejante por la parte interior del cristal.

El dial es de color negro y contrasta a la perfección con los números y las agujas en color blanco. Están presentes todos los numerales excepto el 3, ya que es donde va la fecha en negro sobre fondo blanco. La zona de los numerales no es lisa, sino que tiene un patrón circular similar al de un disco de vinilo.

En una escala más cercana al centro del reloj, tenemos los numerales en formato 24h y en la escala exterior, los minutos de 5 en 5, con pequeñas aplicaciones luminosas circulares. Los numerales son luminosos, aunque la luminosidad no es muy potente ni dura demasiado. En ese sentido, las agujas tienen más material luminoso y, por lo tanto, brillan más y durante más tiempo, aunque están muy lejos de, por ejemplo, un Seiko diver.

Las agujas se parecen mucho a las de los H3, acabando en una punta larga que señala con precisión los marcadores horarios. El segundero es larguísimo, casi tocando el borde exterior de la esfera. Está acabado en una punta roja que, a mi juicio, le da el toque de color y deportividad perfecto al reloj.

El armis es de 22 mm en su unión con la caja, estrechándose hasta los 20 mm en el cierre. Es de un estilo similar a un brazalete oyster, pero el eslabón central está dividido en dos, lo que le da un toque estético que lo diferencia de los oyster clásicos. Tiene un acabado cepillado de gran calidad y eslabones de unión con la caja macizos. El cierre, también cepillado y marcado “Hamilton” lleva pulsadores para abrirlo y el desplegable es macizo. Es uno de los armis más cómodos que he tenido.

Sin embargo, una de las características de este reloj es que casi cualquier correa le queda bien. Lo he llevado, además de con el armis, con correas de cuero marrón, negra con pespuntes rojos, natos de diversos tipos y una de canvas verde que le da un toque militar muy especial. Todo le queda bien.

En cuanto al movimiento, no hay mucho que decir. Lleva la clásica máquina automática ETAsa 2824-2 presente en miles de relojes. Hamilton, pese a ser de origen norteamericano, pertenece ahora al gigante Swatch. También pertenece a Swatch la fábrica de calibres ETAsa, así que es lógico que lleve este movimiento que, en este caso, se monta sin modificaciones y apenas sin decoración. De hecho, preferiría que el fondo no tuviese la ventana para ver el movimiento, ya que no es nada especial. Su funcionamiento es correcto. En mi caso, viene adelantando unos 7 segundos a las 24h, lo que no está mal para este movimiento. El barrido del segundero es muy fluido con esta máquina ya que funciona a 28.800 alternancias/hora.

Es, por tanto, un reloj cómodo, bien hecho, con buenos materiales, muy legible, versátil, elegante y deportivo a la vez y con un precio muy razonable.

Te puede interesar comprar el reloj Hamilton Khaki Field en:


Caja: Redonda, de acero inoxidable con cristal de zafiro resistente a los arañazos, fondo roscado (corona no roscada). Diámetro: 42 mm. Estanco hasta 10 bar (100 metros).

Movimiento: movimiento mecánico automático. ETA 2824-2. Dimensiones: 25,6 mm x 4,6 mm. Rubíes: 25

Funciones: fecha

Esfera: Negra. Horas numeradas excepto a las 3.

Pulsera: Anchura 22 mm (cierre 20 MM). Armis de acero (Ref. H605.705.102).

Manual de instrucciones del reloj Hamilton Khaki Field:

Manual Hamilton Khaki Field

Te puede interesar comprar el reloj Hamilton Khaki Field en:


 

Una respuesta to “Hamilton Khaki Field”

  1. e0n

    13. Nov, 2013

    Muy buena review

Escribe un comentario

You must be logged in to post a comment.